martes, 15 de noviembre de 2011

¿Se puede ser Dios durante veinte segundos?





Tony se encuentra perdido y atrapado en un plano ligeramente picado.








Pero despierta de su letargo y se percata de ello.







Está atrapado por una diosa (contraplano contrapicado).








Volvemos a Tony, pero el ángulo del plano ha cambiado a contrapicado, y además la cámara avanza hacia él.











Y también hacia la diosa.






Un juego dialéctico de plano contraplano contrapicados que podríamos interpretar como una guerra, pero los dos travellings in y el cambio de ángulo de Tony nos informan de algo más importante: Tony también es un dios, pero aún no es plenamente consciente de ello.





  Necesitará ayuda...





 ... (¿De otra diosa? Su ángulo ligéramente contrapicado también es muy sospechoso) ... para poder comprenderlo, deshacerse de esa otra divinidad -su madre- que lo tiene atrapado y convertirse en el único dios de New Jersey.



¿Es posible contar una historia que dura siete temporadas en veinte segundos? Estos planos pertenecen a la primera secuencia del primer capítulo de la serie Los Soprano. La respuesta: sí. Aunque deberíamos matizar que el verdadero dios de la historia es David Chase, creador de la serie. Dirigió el capítulo piloto y el último de ellos, dejándonos con una de la mayores sensaciones de vacío que se han producido en la historia de la televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario