lunes, 9 de enero de 2012

...la vida es un travelling out...

En la sexta temporada de Los Soprano, Paulie se entera de que su madre no es realmente su madre, sino que más bien su tía, la monja, es su verdadera madre. Durante la Segunda Guerra Mundial, su madre se acostó con un soldado y para evitar la vergüenza, le dio a su hermana el niño. Ante dicha situación, Paulie reacciona cortando por lo sano, no quiere saber nada más de ellas. Poco después, su madre biológica muere. Capítulos más tarde, concretamente en el nueve, a Paulie le detectan cáncer de próstata. Veamos la última secuencia de dicho capítulo:




Comenzamos con el punto de vista de alguien que está viendo la televisión.


Se trata de la madre de Paulie (no biológica, realmente es su tía). Llaman al timbre.







Abre la puerta y se encuentra con Paulie.





Ella le dice que no tiene ganas de discutir. Paulie entra sin decir nada. A partir de aquí, el punto de vista será el de Paulie.







Paulie se sienta y mira la tele. Ella le pregunta si quiere galletas, pero a él no le apetece.






De pronto, Paulie mira hacia otro lado.








Plano subjetivo de Paulie: la ventana.







Cambio a una escala más próxima para hacer más hincapié en la mirada de Paulie.









Paulie deja de mirar la ventana...






...y vuelve a la televisión.





 




De repente, la cámara se sitúa en el exterior y comienza un lento tranvelling out.









Fin del capítulo.







La pregunta fundamental que deberíamos hacernos con el último plano es la siguiente: ¿se ha producido una ruptura del punto de vista? En un primer momento podríamos pensar que sí, ya que la cámara no sólo se aleja sino que también se ha situado en el exterior. Pero si asumimos que es una ruptura, ¿qué función tendría? ¿alejarnos de los personajes para situarnos en una posición más objetiva? Pienso que la clave está en el plano de mirada anterior. El plano / contraplano que se establece entre Paulie y las ramas del árbol a través de la ventana nos sitúa en la mente del personaje, que se encuentra angustiado por su posible muerte. Después Paulie deja de mirar la ventana y sigue con la televisión. En ese momento, el director quiere que sigamos en esa angustia, y nos transporta sutílmente a través de un travelling out a las ramas que representan el apego a la vida de nuestro personaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario