miércoles, 16 de octubre de 2013

¿Puede un montaje responder a las críticas?

A Homeland le están cayendo malas críticas por todos lados. Unos argumentan que la relación Brody / Carrie no se puede estirar más, es decir, maten a Brody ya y pongan a Carrie en un nuevo caso. Otros sí creen en dicha relación pero se desesperan con la ausencia de Brody. 

Tantos a unos como a otros el último capítulo les habrá dejado un poco consternados. Homeland ya demostró desde su inicio que no era una serie convencional a nivel narrativo. Cuando crees que un cliffhanger te va a tener en vilo durante un largo tiempo, los creadores van y lo revelan al instante para conducirte por otro lado bien distinto.

Lo normal en el inicio de la tercera temporada hubiese sido un montaje paralelo entre Brody y Carrie tras el atentado. Sin embargo en los dos primeros capítulos no hay noticias del primero. De repente en el tercer episodio tenemos a Brody en la mayor parte del metraje. En una especie de flashback nos enteramos que fue de él tras su huida, y sólo al final del capítulo, cuando llegamos al presente de Brody, se utiliza el montaje paralelo con Carrie.



Las imágenes que cierran el capítulo, más que indicarnos por donde irán los tiros, parecen dos respuestas a las críticas: si Homeland tiene una esencia, esa es la relación entre Brody y Carrie.



 

 
Y la más importante: si nos creamos unas expectativas, la serie nos conducirá por otras muy distintas.





¿Qué opinan ustedes?